Contamos con una red médica donde intervienen hospitales de alta especialidad así como médicos de formación académica de excelencia, Hemo Serch, a través de sus estrictos controles de manejo del paciente renal, reconoce una de las necesidades prioritarias como lo es transfusión sanguínea; es por ello que tiene y dispone de una línea directa para poder direccionar a sus pacientes a un banco de sangre, seguro y de respuesta inmediata para poderse transfundir cuando su organismo lo amerite.

Cabe mencionar que estos beneficios solo están disponibles para pacientes afiliados a nuestras unidades y que reciben atención médica.

Una transfusión de sangre es un procedimiento médico relativamente sencillo durante el cual un paciente recibe sangre o algún componente de la sangre a través de una vía intravenosa (IV). Esta vía es un tubo muy fino que se introduce en la vena con una pequeña aguja.

La sangre es como el medio de transporte del cuerpo; a medida que la sangre circula, lleva el oxígeno y los nutrientes a todo el organismo. También recoge los productos de desecho y los lleva a los órganos responsables de eliminarlos.

Las transfusiones duran entre 1 y 4 horas, dependiendo de la cantidad y del tipo de sangre que se administre y no se requiere ningún tiempo especial de recuperación.

La mayor parte de las transfusiones se llevan a cabo en un hospital, pero cuando es necesario pueden hacerse en otros lugares. En la mayoría de los casos la sangre proviene de donantes voluntarios. La sangre del donante que se analiza cuidadosamente para garantizar su seguridad, debe ser del mismo grupo sanguíneo que la sangre de la persona que la recibe.